noviembre 2022 - Kiwi Atlántico
Kiwi Atlántico: una buena opción para personas con diabetes

Kiwi Atlántico: una buena opción para personas con diabetes

La diabetes es una enfermedad que se produce por un exceso de azúcar en la sangre y por lo tanto, para controlarla, además de regular el estilo de vida y seguir un tratamiento, también hay que escoger muy bien los alimentos que comemos.

Las personas con diabetes deben tener mucho cuidado con los azúcares o los carbohidratos, ya que un aumento rápido de los niveles de glucosa en sangre pueden producir complicaciones como trastornos renales, oculares, cardiovasculares o del sistema nervioso.

¿Se debe consumir frutas cuando se padece diabetes?

Definitivamente sí, es importante la ingesta de frutas y se puede realizar sin ningún problema si tenemos en cuenta ciertas indicaciones.

Todas las frutas enteras pueden ser consumidas por los diabéticos, si se ingieren con moderación y en pequeñas cantidades para no estimular el aumento del azúcar en la sangre, pero las más recomendables son las que tienen piel o cáscara.

La fruta es básica para mantener una dieta equilibrada ya que contiene una gran cantidad de vitaminas, antioxidantes, sales minerales y fibra.

El kiwi, una de las mejores frutas para controlar la diabetes

El kiwi, una de las mejores frutas para controlar la diabetes

A pesar de que las personas diabéticas pueden consumir cualquier tipo de fruta, hay algunas más recomendadas que otras por su cantidad de azúcar y por la fibra que contienen. Dentro de las más aconsejables se encuentran el kiwi y la naranja.

Según los expertos, el consumo de kiwi enlentece la entrada de azúcar en sangre durante la digestión gracias a la fibra que contiene, de esta forma, el páncreas reduce la producción de insulina y esto hace que la situación del paciente con diabetes mejore. Por lo tanto, es aconsejable comer un kiwi al día para reducir la cantidad de azúcar en sangre.

Además, si se consume el kiwi junto con otros alimentos, por ejemplo durante el desayuno, la fibra que esta fruta contiene ayudará a ralentizar de forma considerable la absorción de azúcares en el flujo sanguíneo del resto de alimentos. Esto se debe a que la fibra contenida en el kiwi tiene la capacidad de retener mucha agua. Al retener agua, esta fibra se hincha y actúa como un gel espeso, lo cual ayuda a que el azúcar se absorba a un ritmo más lento en la sangre y por tanto, la energía se libere más lentamente.
Por tanto, gracias a este alto contenido en fibras y agua, el kiwi posee un índice glucémico bajo, es decir, la capacidad de sus azúcares para elevar la glucemia en sangre, es relativamente baja y al ser rico en ácidos biológicos, como el ácido cítrico y el ácido málico, ayudan a reducir la velocidad de vaciado gástrico, lo cual repercute en que el nivel de glucosa en sangre tras las comidas no aumente.

El kiwi aporta pocas calorías, es rico en antioxidantes y fibras y, a mayores, hidrata, sacia el apetito y por tanto evita que comamos otros alimentos que puedan ser perjudiciales.

Hay que tener en cuenta que se debe consumir en la cantidad adecuada, sin edulcorar, sin batir y sin triturar, es mejor evitar los zumos y por supuesto, su ingesta debe ir acompañada siempre de una dieta saludable.

Tres desayunos con kiwi para cuidarte

Tres desayunos con kiwi para cuidarte

El kiwi es uno de esos alimentos que deberían ser imprescindibles en tu dieta diaria. Su alto contenido en vitamina C, fibra, ácido fólico, vitamina E y vitamina K lo convierten en un súper ingrediente que debería formar parte de muchas de tus recetas.

Además de ayudar a combatir el estreñimiento, favorece la digestión y nos aporta muchísimas propiedades. Así que, ¿y si comenzamos el día con un buen desayuno cargadito de esta magnífica fruta? Aquí te dejamos algunas ideas de desayunos saludables para disfrutar del sabor del kiwi manteniendo una dieta equilibrada.

Compota de kiwi

Si te gusta comenzar el día con un desayuno bien dulce, esta es una buena opción, sabrosa y saludable. Para que te compense la elaboración, lo ideal será que aproveches para hacer una compota que te dure varios días, así que los ingredientes que te ofrecemos son para dos o tres raciones aproximadamente.

  • 4 kiwis
  • 1 limón
  • 80 gr. de panela o azúcar de caña
  • 1 palito de canela
  • piel de una naranja
  • un puñado de copos de avena
  • 1 onza de chocolate puro
  • un toque de canela en polvo

desayuno compota

Echa en un cazo 200 ml de agua. Exprime el zumo de un limón y añade la piel de la naranja, el azúcar y el palito de canela. Calienta todo unos minutos hasta que hierva.

Añade los kiwis pelados y cortados en trozos no demasiado pequeños para que no se deshagan al cocinarlos, y continúa cociendo todo durante unos 15 o 20 minutos a fuego lento sin que se deshagan los kiwis.

Retira la mezcla del fuego y deja enfriar. Mételo en la nevera cuando alcance la temperatura ambiente.

Para disfrutarlo al completo puedes añadirle los copos de avena, rayarle una onza de chocolate por encima y terminar con un toquecito de canela en polvo. ¡Te encantará!

Bowl de kiwi, fresa y plátano

Este plato tan colorido es todo un placer para la vista pero también un gran aporte de vitaminas para arrancar el día con energía.

  • 1 yogur natural
  • 1 kiwi
  • 3 fresas
  • 1 plátano
  • 1 puñadito de pipas de girasol
  • 1 puñadito de copos de avena
  • 1 puñadito de semillas de chía
  • 1 cucharada sopera de miel

bowl de kiwi

Esta receta es muy rápida y sencilla de hacer. La única complicación que tiene es disponer los ingredientes con cariño para que el plato quede bonito.

Vacía el yogur en un bowl grande. Pela y corta el plátano, el kiwi y las fresas y disponlos en rodajitas sobre el yogur dejando la zona central vacía.

Vierte en esa zona central el puñado de pipas y de copos de avena. Baña todo el bowl con una cucharada de miel y unas semillas de chía, ¡y a disfrutar de tu desayuno saludable!

Crema de Budwig con kiwi

Este desayuno, inspirado en la crema de la Dra. Johanna Budwig, es una fuente de energía, proteínas, vitaminas y minerales que te aportará propiedades antinflamatorias, anticancerígenas y antiedad.

  • 1 Kiwi
  • 1 yogur
  • 1 cucharada sopera de aceite de lino de primera presión en frío
  • 4 nueces
  • un poco de limón exprimido
  • una cucharada sopera de semillas de lino molido
  • 10 pasas de Corinto

budwig con kiwi

Su elaboración es muy sencilla. Tan solo tienes que emulsionar el yogur con el aceite de lino y añadir el kiwi y el resto de ingredientes a un vaso o una taza. A algunas personas les gusta mezclarlo todo bien con una cuchara para disfrutar de todos los ingredientes juntos y sus diferentes texturas.

Prueba con estas tres ideas a ver qué te parecen e investiga para ver qué otras opciones se te ocurren. El kiwi es una fruta que ofrece múltiples posibilidades incluso si lo mezclamos con alimentos salados. ¡Así que desayunar rico y saludable está al alcance de tu mano!

Protégete del resfriado con wiki

Protégete del resfriado con wiki

Ya estamos en pleno otoño y con él llegan las lluvias y las bajadas de temperatura. Así que toca salir de casa bien abrigados y evitar que la lluvia nos pille desprevenidos para no pillar una buena mojadura y acabar cogiendo un resfriado.

El resfriado es una de las enfermedades más frecuentes en nuestro día a día y la mayoría de las personas la padecen incluso varias veces al año. Para evitar pasar unos días de congestión, fiebre, dolor de garganta, tos o cansancio corporal hay que tener en cuenta una serie de consejos que nos ayudarán a prevenir esta enfermedad tan molesta.

¿Qué podemos hacer para no resfriarnos?

Abrigarse bien frente al frío y evitar los cambios bruscos de temperatura y las corrientes de aire nos ayudarán en la prevención. Dormir un mínimo de siete horas diarias y realizar deporte de manera regular también servirá de ayuda para evitar resfriarnos, ya que fortaleceremos nuestro cuerpo frente a la enfermedad.

Y no podemos olvidarnos del papel fundamental de la alimentación. Cuidar lo que comemos y permanecer bien hidratados son claves para que nuestro cuerpo se muestre fuerte ante los virus. Es muy importante incluir vitaminas y minerales en nuestra dieta, presentes en frutas y verduras, para desarrollar defensas frente a la enfermedad.

qué podemos hacer para no resfriarnos

El kiwi, rico en vitamina C

Cuando nos preguntan por una fruta que sirva para prevenir los resfriados, la cabeza siempre se nos va a la naranja y en segundo lugar a otros cítricos como los limones y las mandarinas debido a su alta carga en vitamina C. Pero, ¿sabes que el kiwi contiene el doble de vitamina C que la naranja? Es más, después de las guayabas y las grosellas, es la fruta que más vitamina C aporta.

Nuestro organismo no puede producir vitamina C por sí solo, por eso necesita de la vitamina C contenida en frutas y verduras. Un kiwi aporta más del 80% de vitamina C que nuestro cuerpo necesita diariamente, así que es muy importante que esta fruta se convierta en un imprescindible en nuestra dieta.

Esta vitamina C nos ayudará a absorber el hierro contenido en otros alimentos y también a sintetizar la carnitina, importante para la producción de energía y favorecerá además, a reducir la sensación de fatiga.

El kiwi, rico en vitamina C

Y por si estos beneficios no fueran más que suficientes …¡aún hay más! El kiwi tiene muchas otras propiedades buenas para nuestra salud, ya que también nos ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunitario, estimulando la producción de glóbulos rojos y blancos. Y, además de un alto contenido en fibra, es una gran fuente de otras vitaminas como la vitamina E, convirtiéndolo en un gran antioxidante necesario para prevenir enfermedades como el cáncer, o la vitamina K, que favorece a que nuestros huesos sean fuertes.

Si buscas un aliado perfecto para la bajada de las temperaturas, no lo dudes, ¡hazte fan del kiwi! Además de todas las buenas propiedades que aporta, es tan versátil que podemos disfrutarlo tanto en el desayuno mezclado con yogur, como a modo de postre formando parte de una buena macedonia o incluso como ingrediente de la ensalada si te gusta mezclar el sabor dulce con el salado.