febrero 2022 - Kiwi Atlántico
¿Y si nos disfrazamos de kiwi?

¿Y si nos disfrazamos de kiwi?

Es tiempo de carnaval, de alegría y de desinhibición. En Galicia, el Entroido es una tradición muy arraigada y que disfrutamos los mayores y los niños por igual. 

Si este año te ha pillado el toro, no te preocupes. No permitiremos que te quedes sin disfraz para lucir el fin de semana más divertido del año.

¿Y si nos disfrazamos de kiwi?

Si todavía no tienes disfraz, te proponemos este disfraz de kiwi, que es calentito, cómodo y resultón.

Cómo hacer un disfraz de kiwi

Para empezar, vamos a vestirnos con ropa marrón Cualquier pantalón o jersey marrón puede servirnos sin problema.

Compraremos cartulina verde, blanca y papel seda negro. Parecen muchos elementos pero ya verás como hacer un kiwi es algo muy sencillo.

Cortamos dos cartulinas, una para la parte de adelante y otra para la parte de atrás (esta vez independientes, nada de doblarlos como la fresa). La forma del corte será ovalada como un kiwi. Además, cortamos cuatro tiras, que se colocarán con pegamento por los hombros y por los laterales de nuestro cuerpo (debajo de los brazos) para unir las mismas.

Cortamos la cartulina blanca en un tamaño menor que la verde y la pegamos encima de la verde para que parezca el centro del kiwi. Finalmente, las pepitas, las haremos con el papel de seda. Las doblamos, las hacemos un guruñito y con pegamento, ¡voilà!

Imagen propiedad de visualize.us https://www.pinterest.es/pin/133630313923946065/

Maquillaje de kiwi

Termina tu disfraz de kiwi con un buen maquillaje a juego.

Necesitarás sombra de ojos verde, lápiz de ojos negro y un lápiz de labios verde o marrón. Si no quieres comprarte un pintalabios solo para esta ocasión, puedes pintártelos con sombra de ojos y fijarlo con cacao después.

Como véis en la imagen, es súper sencillo:

Ponte crema hidratante en la cara y, con un pincel de colorete, espolvorea el maquillaje verde por el rostro. Dale más fuerza al maquillaje añadiendo otro tono verde a los párpados. 

Después píntate en las mejillas puntitos de color negro imitando a las pepitas de la fruta. Termina con un toque en los labios y ¡listo!

Poke, un delicioso plato hawaiano con kiwi

Poke, un delicioso plato hawaiano con kiwi

El Poke es un plato de origen hawaiano que se ha puesto muy de moda entre los real fooders.

En el poke se mezclan pescados crudos marinados normalmente con cítricos y salsa de soja. A esta mezcla se le añaden elementos frescos como algas, frutas o aguacate. Hoy veremos como preparar un rico poke con kiwi.

Historia del poke

Originariamente, los nativos hawaianos comían maka, que era una mezcla de pescado crudo que trabajaban con las manos y que aderezaban con cítricos y sal para que no se estropeara. El origen etimológico de la palabra poke quiere decir pescado cortado transversalmente en pedazos, que era el corte original que le daban los hawaianos.

Con el contacto con los japoneses, que llegaron de manera masiva a las islas en la década de los 70, el make fue adquiriendo complejidad.

A la base de pescado le añadieron algas y salsa de soja y, en muchos casos, una base de arroz.

Cuando el plato llegó a occidente se convirtió en un top one de la comida rápida sana ya que es un plato con altísimos valores nutricionales y muy fácil de comer para llevar.

El plato actual está pensado para que se le añadan los toppings al gusto manteniendo la base de pescado marinado tradicional. Puede ir o no acompañado de arroz blanco e incluso existen opciones totalmente veganas.

Cómo hacer poke en casa

Hoy veremos una versión de poke en la que intentaremos respetar lo máximo posible la receta original y al que le pondremos el mejor topping del mundo: el kiwi. El kiwi marida de maravilla con el pescado y le aporta el dulzor y la frescura que tiene que tener este plato por definición.

Ingredientes:

  • Atún crudo
  • 1 kiwi atlántico
  • 1 aguacate
  • Cebolleta fresca picada
  • Alga wakame o spagetti de mar
  • Salsa de soja
  • Zumo de lima o limón
  • Sésamo (opcional)
  • Tabasco o guindilla (opcionales)

Preparación:

Pondremos a hidratar las algas durante una hora en agua. Mientras tanto, cortaremos el atún en pequeños dados del tamaño de un bocado y los pondremos en un bol. 

Cortamos el kiwi también en dados y lo añadimos y mezclamos. La cebolleta y el aguacate los cortaremos en juliana colocándolos encima de la mezcla del atún dejando espacio para las algas. Incorporamos las algas también encima de la mezca.

Ahora, en un recipiente, pondremos 3 cucharadas de salsa de soja, el zumo de medio limón y, en el caso de que te guste, unas gotitas de tabasco o guindilla en rodajitas. Mezclamos bien y regamos con la salsa el contenido de nuestro bol.

Por último, puedes añadirle sésamo para darle textura.

El poke aguanta súper bien en la nevera si no vas a tomártelo de inmediato y es ideal para llevar a la oficina o si te vas de excursión.

Ya veis que es una receta sencillísima, súper sana y deliciosa. ¿Os animáis a probarla y contarnos qué tal vuestro poke de kiwi?

¿Puede ayudarnos el kiwi a combatir el frío?

¿Puede ayudarnos el kiwi a combatir el frío?

Enero y febrero son los meses de frío más duros del año. Especialmente en un inicio de 2022 como este en el que todavía no ha llovido, se hace notar más.

Una alimentación adecuada, puede ayudarnos a combatir la sensación térmica y alcanzar mejor nivelación en la temperatura corporal.

Cómo actúa el frío en nuestro organismo

El frío obliga a nuestro cuerpo a hacer un esfuerzo extra.

Cuando hace frío, nuestro organismo sufre diferentes efectos como:

  • Incremento de la actividad cardiovascular (aumenta el ritmo cardíaco)
  • Se incrementa el calor metabólico, que es lo que nos hace temblar o tiritar.
  • Se incrementan las capas de aislamiento, por eso se nos ponen los vellos de punta.

El efecto más importante del frío en nuestro organismo es que inhibe las respuestas inmunitarias, por eso en invierno nos resfriamos más y somos susceptibles a más infecciones.

La expresión “me ha cogido el frío” es algo imprecisa, pero hace referencia a esto mismo que comentamos: cuando estamos expuestos a bajas temperaturas, nuestro organismo disminuye la respuesta inmunitaria.

Cómo combatir el frío

Además de abrigarnos debidamente en los meses de frío y contar con un buen aislamiento en el hogar o en el lugar de trabajo, es fundamental una alimentación correcta que ayude a nuestro organismo a generar mayores y mejores defensas.

Hacer ejercicio físico de forma moderada y evitar el consumo de cafeína y alcohol también ayudarán a nuestro metabolismo a mantener una temperatura corporal más estable y elevada.

Kiwi contra el frío

Cuando tenemos frío, tendemos a querer ingerir alimentos grasos y pesados porque existe la creencia popular de que nos ayudarán a combatirlo. 

En realidad, esto está lejos de ser cierto. El proceso de digestión consume muchísima energía y, durante un par de horas, nuestro cuerpo está enfrentando el proceso digestivo con un sobreesfuerzo si la ingesta ha sido muy copiosa o pesada.

Es preferible tomar los nutrientes correctos en ingestas más pequeñas pero más frecuentes.

En este sentido, el kiwi es un gran aliado en nuestra dieta de invierno

El kiwi nos ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunológico, lo que, como hemos visto, es muy importante en los meses de invierno.

Especialmente la vitamina C que, como hemos visto, es superior en el kiwi que en la naranja, será de nuestras mejores aliadas como complemento nutricional contra el frío.

Tomando al menos un kiwi al día, la diferencia será notable y llevarás mejor las bajas temperaturas.

Existen miles de posibilidades y combinaciones con kiwi. Te damos algunas ideas:

  • ¿Qué tal una bomba de proteínas y vitaminas? Pues de buena mañana, o a media tarde, un batidazo de kiwi y espinacas, que es saciante, diurético, va a tope de nutrientes y está buenísimo.
  • Otro desayuno que no falla es un yogur con semillas y kiwi. ¡Te dará energía para enfrentarte a una ventisca!
  • Si prefieres un tentempié salado, ¿qué tal una tostada con queso de untar y unas rodajas de nuestra fruta favorita?

El kiwi es tan versátil que hasta está presente en sopas y cremas, tan ideales para estos duros meses.

En las próximas semanas os iremos desvelando algunas recetas calientes y templadas con el kiwi como ingrediente principal. 

¡Vade retro, frío! ¡El kiwi es ahora tu kriptonita!

¿Qué tiene más vitamina C? ¿El kiwi o la naranja?

¿Qué tiene más vitamina C? ¿El kiwi o la naranja?

La naranja ha gozado siempre de fama de tener muchísima vitamina C. Es la reina de las frutas en la opinión popular pero… ¿y si no fuera la única? Es más, hoy veremos cómo, hay un serio competidor: el kiwi. ¿Quién ganará la batalla vitamínica? Sigue leyendo para descubrirlo!

La vitamina C

La vitamina C es un componente básico para el desarrollo y el ctecimiento tanto físico como cognitivo de los humanos.

Además de ser un potente antioxidante, contribuye a la formación de colágeno, lo que ayuda a reparar los daños en los tejidos y en los huesos y dientes.

La vitamina C libera radicales libres que previenen contra el cáncer y la artritis.

Esta vitamina suele encontrarse, mayoritariamente en frutas y verduras aunque no en todas en la misma cantidad, y ese, precisamente, será el tema que veremos a continuación.

Kiwi o naranja, ¿cuál de los dos contiene más vitamina C?

Para averiguar cuál de estos dos combatientes ganará la batalla vitamínica, tenemos que comenzar aportando los datos de cada uno de ellos.

La naranja

La naranja, clara favorita de momento, contiene 53,2 miligramos de vitamina C por cada 100 gramos de fruta. Como prácticamente todas las vitaminas, esta se pierde en gran medida si cocinamos el alimento y, en el caso de la naranja, si solo extraemos el zumo. Hay que añadir también, que la vitamina C de este cítrico también se encuentra en su piel. La piel gruesa de la naranja es una parte importante de su volumen y, por norma general, se desecha cuando consumimos el alimento.

El kiwi

Nuestro amigo verde, por su parte, tiene 92,17 miligramos de vitamina C por cada 100 gramos. De momento está claro que gana por mucho a la naranja, ¿no? Casi por el doble, de hecho. El kiwi, además, tiene un volumen de piel muchísimo menor que la naranja. Esto implica que la concentración de vitamina C es todavía mayor que en el caso del cítrico.

Además, el kiwi aporta un altísimo porcentaje de fibra.

Como véis (y sin querer hacer sangre de la derrotada) contiene mucha menos vitamina C que el kiwi. Ambas frutas son muy beneficiosas y saludables, pero en términos de vitamina C, ya es hora de destronar al cítrico y otorgarle la medalla al claro vencedor: el kiwi.

Existen muchas otras frutas y verduras que superan a la naranja en este aspecto. Algunos ejemplos son:

  • El perejil, que contiene 133 miligramos de ácido ascórbico por 100 gramos de hoja. Si bien es cierto que no parece muy sencillo llegar a consumir la cantidad suficiente de perejil para el aporte que necesitamos)
  • El pimiento rojo, que contiene 127,7 miligramos de vitamina C por cada 100 gramos de verdura.
  • El brócoli que, además de fibra, aporta 89,2 miligramos por cada 100 gramos.

Lo lamentamos muchísimo querida naranja, pero tus días en el top de la vitamina C, han terminado. ¡Larga vida al nuevo rey kiwi!


Warning: file_put_contents(/homepages/33/d488376516/htdocs/clickandbuilds/KiwiAtlantico/wp-content/uploads/wpdm-cache/session-687ddaa9a61e7ddeabf72a612621adb7.txt): failed to open stream: Disk quota exceeded in /homepages/33/d488376516/htdocs/clickandbuilds/KiwiAtlantico/wp-content/plugins/download-manager/libs/class.Session.php on line 80