Kiwiconsejos archivos - Kiwi Atlántico
Claves para evitar el envejecimiento de la piel con el sol

Claves para evitar el envejecimiento de la piel con el sol

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Recubre la práctica totalidad de nuestro exterior, por eso es el más sensible de los órganos a las agresiones externas.

El envejecimiento de la piel

El envejecimiento de la piel es un proceso biológico absolutamente natural. Luchar contra ello es una tiranía y un absurdo. Pero sí que es verdad que una piel sana, independientemente de su edad, es mucho más atractiva y, sobre todo, más saludable, que una piel castigada ya que suele llevar aparejados ciertos hábitos poco saludables

Factores que afectan al envejecimiento de la piel

Alcohol y tabaco

A ver, por descontado, claro. De hecho… ni el alcohol ni el tabaco son buenos para absolutamente nada. 

Especialmente el tabaco castiga durísimamente nuestra piel. Fomenta su envejecimiento prematuro ya que altera el flujo arterial hacia la piel dificultando la llegada de oxígeno y nutrientes a la misma. 

No protegerse del sol

Esta es una muy mala costumbre que no solo daña la piel a nivel estético si no que puede tener consecuencias muy graves. 

Es ineludible echarse protección solar por todo el cuerpo cuando lo exponemos al sol, especialmente aquellas zonas como la cara, el cuello, los brazos y las manos. ¿Incluso en invierno? Incluso en invierno. La afectación de los rayos UVA no depende de la temperatura que haga.

envejecimiento de la piel

Estrés y falta de ejercicio

Recupera calidad de vida y brillo en la piel con unos hábitos de vida saludables y menos estresantes. Saca tiempo para hacer un poco de ejercicio y olvida todo aquello de lo que puedes prescindir y te provoca tensión.

Mala alimentación y poca hidratación

Aunque no existen estudios que confirmen la existencia de una dieta especial para evitar el envejecimiento de la piel, a través de una alimentación de buena calidad se le aportan compuestos antioxidantes, vitaminas, minerales y muchos otros nutrientes.

Estos inevitablemente participan en la restauración de la piel, como en muchas otras funciones. Así mismo, evitan el daño oxidativo causado por los radicales libres del ambiente.

En este sentido, la dieta debe estar basada en alimentos de alta calidad como:

  • Frutas.
  • Verduras.
  • Legumbres.
  • Ácidos grasos omega 3.
  • Frutos secos.

Pasa lo mismo con la hidratación. Hay que nutrir a la piel con otro de los grandes componentes de nuestro organismo: el agua. Puedes completar el aporte de nutrientes con aguas de frutas.

Consejos para sobrevivir a los exámenes finales

Consejos para sobrevivir a los exámenes finales

Se acerca el temible momento del final de curso, una fecha agridulce para los estudiantes. Dulce porque conlleva la promesa del verano, el descanso y la diversión y agrio porque… bueno, ya sabemos que los exámenes no le hacen gracia a casi nadie.

Hoy veremos algunos trucos para sobrellevar esta recta final con más seguridad, entereza y productividad.

Trucos para estar más tranquilo en época de exámenes

Te avisamos de que no hay recetas mágicas (ni siquiera las hechas con kiwi), pero si hay algunas pautas que nos facilitan el aprovechamiento de nuestra energía, mejoran nuestra concentración y nos mantienen tranquilos.

  1. Motívate

Es importantísimo encontrar una motivación, un objetivo en el que centrarse que nos ayude a visualizar el final de nuestra tarea. Funciona como una recompensa mental y será tu mejor aliado tanto si estás de oposiciones como si eres universitario o estudiante de secundaria. Visualiza el final y el camino será más fácil.

  1. Hidrátate

La deshidratación es el peor enemigo del cerebro. La atención se dispersa y se ralentizan los procesos de memorización. Además los ojos sufren un sobreesfuerzo durante el estudio así que, una buena hidratación, favorece la lubricación ocular evitando el cansancio de la vista. Alegra tu agua con un twist y verás como se hace más fácil ir bebiendo mientras estudias.

4. Márcate un planning

 Haz una cuadrícula en la que reflejes tanto tus horas de estudio como las de descanso. Son tan importantes unas como otras. Tener pautada tu jornada te ayudará a no tener la sensación de “pérdida de tiempo” o de improductividad.

5. Aliméntate bien y haz algo de ejercicio

Mantenerte activo es parte de la salud mental, tan necesaria para este momento en el que estás. Te ayudará a conciliar mejor el sueño, evitar problemas de espalda y estar más relajado. Lo mismo ocurre con una buena alimentación. En esta época del año más que nunca, tira de superalimentos y de verde, mucho verde.

Sigue estos consejos y no sólo sobrevivirás a los exámenes si no que ¡te saldrán genial!

Adiós estrés: trucos para una vida más relajada

Adiós estrés: trucos para una vida más relajada

Nuestro estilo de vida es una locura. Ya sea en la semana laborable o durante el fin de semana, vivimos a un ritmo insano. Los días laborables suelen ser de mucho estrés tanto por las jornadas como por las muchas responsabilidades y los fines de semana solemos exprimirlos a tope porque necesitamos desconectar. Conclusión: es una rueda que no para y que cada vez nos cuesta más.

Este ritmo de vida suele acabar en problemas de insomnio y ansiedad así que, tómate un par de minutos y lee nuestros consejos para intentar tener una vida más relajada.

Consejos para una vida más relajada

  1. Haz estiramientos en casa

Lo sabemos: entre lo cara que está la vida y la de cosas que tienes que hacer, el gimnasio cada vez está más lejos de tus prioridades. Pero no tienes por qué renunciar ni al deporte ni a sentirte más en forma y menos anquilosado. 

Reservar media hora del día al llegar a casa para hacer yoga o cualquier otra rutina de estiramientos, cambiará por completo tu perspectiva del mundo. Te relajas, mejoras tu estado de ánimo porque el cerebro segrega endorfinas y evitas problemas de espalda que puedan condicionar tu sueño.

Si esta rutina la adquieres por la mañana también es súper beneficiosa para encarar el día con menos prisa. Destensar los músculos antes de enfrentarte a una jornada laboral o de estudio te ayudará a reducir la agresividad.

  1. Olvida las redes sociales como forma de ocio

Facebook, Twitter, Instagram, Tiktok… son formas de pasar el tiempo tóxicas. Al contrario de lo que podamos pensar (intercambio de fotos y opiniones), está demostrado que nos generan ansiedad, nos hacen proyectar y confunden nuestra perspectiva de la realidad de forma muy lesiva. Pauta los momentos en los que haces uso de tus redes sociales. Es importante que te marques la pauta de no usarlas o mirarlas antes de dormir.

  1. Relativiza

¿De verdad te hace feliz una hora de máquinas en el gimnasio? ¿Tienes ganas de ir a esa fiesta? ¿Te hace falta otro pantalón vaquero del mismo color que los 2 que ya tienes?

A veces la presión social nos obliga a hacer planes o actividades que, no solo no nos apetecen, sino que nos generan tensión. Quizá puedas cambiar el gimnasio por clases de salsa, no ir a esa absurda fiesta si te apetece quedarte en pijama y dejar de obsesionarte con que no tienes ropa cuando has tenido que comprar otro armario.

Nuestra recomendación es keep calm, no le debes nada a nadie, solo por la foto no merece la pena y no te sentirás mejor siendo comprador compulsivo.

  1. Aliméntate bien

Bien no quiere decir mucho, pero tampoco es prudente restringir o privarse de mil cosas. Al final, la restricción acaba pasándonos factura psicológica: nos ponemos de mal humor, estamos ansiosos, nos damos atracones y después nos sentimos culpables… ¿Cómo no va a generarnos estrés estar todos los días contando calorías? Lo importante es tener unos hábitos de alimentación saludables diarios en los que tu dieta contenga abundante cantidad de frutas, legumbres y verduras, pero sin renunciar a las proteínas y a los hidratos buenos.

Yo para ser feliz quiero kiwi

Yo para ser feliz quiero kiwi

En los tiempos que corren de guerras, pandemias y crisis económicas, cualquier ayuda que podamos darnos para mejorar nuestro estado de ánimo es más que bienvenida.

Por qué hay alimentos que mejoran nuestro estado de ánimo

¿Sabes que hay alimentos con los que puedes ser más feliz? ¡Esto es como encontrar el Dorado! 

Nuestro cerebro segrega varias sustancias como endorfinas y serotonina que son responsables de regular positiva o negativamente nuestro estado de ánimo.

Alimentos que contribuyen a segregar serotonina

La falta de serotonina está relacionada con la depresión, la ansiedad y la irritabilidad. También tiene una relación directa con los trastornos de alimentación. Es, por lo tanto, una sustancia fundamental en un correcto funcionamiento del cerebro. 

Verduras y legumbres son grupos de alimentos básicos para la segregación de serotonina. Si bien, para poder procesarla correctamente, el cerebro necesita aportes suficientes de ácidos grasos omega 3 y vitamina E, dos componentes nutricionales que el kiwi tiene en cantidad.

La serotonina es también una sustancia clave en la formación de melatonina, íntimamente relacionada con la buena conciliación del sueño.

Alimentos que contribuyen a generar endorfinas

Las endorfinas son neurotransmisores que funcionan como calmantes naturales del organismo. Las endorfinas regulan el dolor físico y son analgésicos que nuestro cerebro segrega de manera natural. También regula las respuestas al estrés y al miedo.

Para ayudar a liberar endorfinas, los mejores alimentos que puedes consumir son los que contienen vitamina B y ácido omega 3.

A diferencia de otras sustancias, el omega 3 solo puede ingerirse de manera externa porque nuestro cuerpo no lo produce ni lo sintetiza por sí mismo. Esto quiere decir que debemos incluirlo en nuestra dieta todo lo que podamos.

La vitamina B no solo colabora en la formación de glóbulos rojos sino que es fundamental para controlar y regular el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

El chocolate puro, las legumbres, el pescado azul y frutas como el kiwi, la piña y el plátano contienen vitamina B.

Desayunar kiwi, la clave de la felicidad

Como habéis visto, mejorar nuestro humor y controlar la ansiedad pasan por una alimentación equilibrada y con un buen aporte de omega 3 y vitamina B.

Hablamos de mejorar nuestro humor, no de que sea exclusivamente la alimentación la clave del control de patologías como los trastornos de ansiedad, la depresión o cuadros de ansiedad. Por supuesto, para sanarnos de este tipo de enfermedades es absolutamente imprescindible ponerse en manos de un profesional.

Aún así, podemos contribuir a mejorar este tipo de problemas cuidando mucho cómo nos alimentamos. 

Aquí tenéis unas cuantas ideas de cómo incluir kiwi en vuestra dieta diaria:

Cómo usar los kiwis que se han puesto muy maduros

Cómo usar los kiwis que se han puesto muy maduros

¿Cómo saber si un kiwi está maduro?

Elige un kiwi según el color de la piel. Aunque la pulpa sea verde (o amarilla), debes evitar los kiwis con piel verde. En su lugar, opta por pieles morenas o rubias. Los kiwis de piel dorada tienden a ser más firmes, mientras que los kiwis de piel marrón oscuro son más suaves. Busque kiwis de aspecto regordete. Los kiwis deben ser jugosos y dulces, así que busca los que se vean gordos, redondos y llenos de jugo. Evite los que se ven secos y arrugados. Revísalos en busca de moretones, manchas y arrugas. La piel del kiwi debe tener un color uniforme sin manchas oscuras, cortes o magulladuras que indiquen posibles daños. También verifíquelos en busca de arrugas, lo que puede indicar una posible pérdida de humedad. Los kiwis con moretones, cortes o imperfecciones aún son seguros para comer. Corta las imperfecciones antes de comer el resto de la fruta.

Presiona ligeramente sobre la fruta para probar su madurez. Presiona suavemente con el pulgar la parte exterior de la fruta. Cuando el kiwi está maduro y listo para comer, se debe dar cuando se presiona. Debe quedar firme, pero no demasiado blanda o blanda. Si el kiwi no se presiona lo suficiente, aún no está maduro. Si tratas de comer un kiwi verde, tendrá un sabor agrio y duro, pero si lo dejas a temperatura ambiente durante unos días, madurará. Los kiwis que son demasiado blandos o blandos tienen más probabilidades de magullarse, dañarse o madurar demasiado, así que evítalos. No compres ni comas kiwis que exudan jugo o moho. El moho en los kiwis puede aparecer como manchas negras, verdes o marrones. Huele el kiwi. Un kiwi inmaduro no tiene olor, por lo que puedes saber si está maduro al olerlo. Llévalo a tu nariz y respira hondo. El aroma suave indica que está maduro y listo para comer.

Haz pan de kiwi con los kiwis muy maduros

Los kiwis muy maduros se pueden usar para hacer pan. Sí, como has leído, se puede hacer pan de kiwi. De hecho, una de las claves de esta receta es que los kiwis estén bien maduros. tamizamos 2 tazas de harina

 1 cucharada de levadura 

1/4 cucharada de bicarbonato de sodio 

Ponemos estos tres ingredientes en un recipiente aparte y procedemos a otro paso:

 1/2 taza de mantequilla blanda 

2/3 taza de azúcar moreno

 2 huevos

 1 taza de kiwi triturado 

Combina los ingredientes en un molde para pan y hornea a 180ºC durante 55 a 70 minutos. Este pan es muy recomendable en una dieta fitness para el desayuno, junto con una buena taza de café.

La importancia de cuidarse cuando llega el frío

La importancia de cuidarse cuando llega el frío

LLega el invierno y el frío empieza a coger fuerza, pero ¿cómo afectan las mañanas heladas y el viento cortante nuestros cuerpos y nuestra salud?

Todos experimentamos el clima frío de manera diferente. Si eres alto, tiendes a enfriarte más rápido que una persona más baja. Las personas más altas tienen una mayor superficie; lo que significa que el calor se pierde del cuerpo más rápido. Aunque las personas reaccionan de manera diferente al clima frío, como especie somos extremadamente adaptables.

¿Cómo afecta el frío a nuestra salud?

El clima frío aumenta tus posibilidades de enfermar y traer consigo otros riesgos para la salud. Vamos a repasarlos para tenerlos en cuenta.

Todos sabemos que los resfriados y la gripe parecen estar en todas partes durante los meses de invierno, pero ¿por qué sucede esto? La razón por la que el virus de la gripe se propaga tan fácilmente durante el invierno se debe al hecho de que el virus es más estable y puede permanecer en el aire por más tiempo cuando hace frío y está seco.  Es más probable el contagio al caminar por la calle en un día frío y seco que por estar sentado en una oficina cálida. También es importante asegurarse de que tu hogar esté a una temperatura adecuada.

El frío puede aumentar el estrés en nuestro sistema cardiovascular. Las temperaturas frías hacen que tus vasos sanguíneos se contraigan, respiración superficial y un ligero engrosamiento de la sangre. Estos cambios pueden causar dolor de pecho en personas con enfermedades cardíacas. Cuando estés fuera en condiciones frías, asegúrate de abrigarse y cúbrete las extremidades.

Las temperaturas frías pueden causar problemas a quienes padecen asma. El aire frío y seco hace que las vías respiratorias de los pulmones de algunas personas que sufren de asma se contraigan, lo que dificulta la respiración. Cuando se trata de frío, no se trata solo de estar al aire libre.

El aire frío y seco también puede empeorar afecciones como el eccema al resecar la piel. Incluso si no tiene ganas, es importante beber mucha agua en los meses de invierno para mantenerse hidratado y evitar la piel seca y escamosa.

A glass of fresh kiwi juice on burlap. High quality photo

La importancia del kiwi para combatir el frío

Además de todas las propiedades y beneficios que ya conocéis, de cara el otoño el kiwi es importante, sobre todo, por su manera de proteger nuestro sistema inmunológico

El kiwi, debido a su alto nivel de vitamina C, es un alimento fantástico para mantener el sistema inmune fuerte, sobre todo para aquellas personas que han salido de una operación o se encuentran convalecientes.

¡Immunízate contra el frío con el kiwi verde de Kiwi Atlántico!