¿Se puede comer la piel del kiwi?

¿Se puede comer la piel del kiwi?

Una fruta dulce y con un pequeño regusto amargo. Quizá esa sea la mejor definición del sabor de una de las frutas más populares del mercado. Pero, más allá de su intenso sabor y de su llamativo color, la fruta del kiwi es también una de las frutas con mayor valor nutricional y mejores propiedades. Sin embargo, la mayoría desconoce que parte de los nutrientes de esta fruta se hallan en un elemento que habitualmente desechamos, la piel. 

Varios estudios han corroborado que una gran parte de los beneficios nutricionales del kiwi están concentrados en la piel. De esa forma, cuando solo aprovechamos su pulpa estamos impidiendo que nuestro organismo tenga un refuerzo más en su sistema inmunológico

¿Qué beneficios nos aporta la piel del kiwi?

  • Regula la presión arterial y las funciones vasculares. La alta concentración de potasio que contiene la piel del kiwi nos ayudará a controlar la presión arterial y a prevenir dolencias de origen vascular. Una buena alimentación es íntima enemiga de la hipertensión arterial.
  • Tiene funciones antialergénicas y antiinflamatorias. Su gran cantidad de flavonoides, la sustancia química responsable de ese color tan intenso característico del kiwi, ayuda a prevenir todo tipo de alergias y a aliviar procesos inflamatorios. 
  • Mejora y potencia nuestra salud cardiovascular. El ácido alfalinolénico y el Omega-3 presentes en la piel protegen y estimulan el correcto funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular y circulatorio.
  • Mejora la visión. La piel es rica en vitaminas A, B y C. Estas vitaminas nos ayudarán a mantener nuestros ojos saludables y a evitar la pérdida de visión causada por la edad. 
La piel del kiwi tiene enormes cualidades
La piel del kiwi tiene enormes cualidades
  • Es un complemento ideal para los bebés. La piel, bien triturada eso sí, es un alimento extremadamente recomendable para el consumo de niños pequeños. Su gran cantidad de vitaminas favorecerá su desarrollo y prevendrá muchos de los problemas digestivos asociados a la infancia. 

¿Cómo comer la piel del kiwi?

Mucha gente todavía es reacia a comerse la piel por esos pequeños pelos que recubren la fruta. Un buen remedio sería lavar el kiwi y con un paño suave limpiar delicadamente la fruta hasta conseguir una piel más suave. 

De todas maneras, cabe destacar que comerte la piel del kiwi es totalmente natural, altamente recomendable y no supone ningún problema o peligro para nuestra salud. 

Así que ya sabéis, si queréis aprovechar todas las cualidades nutritivas del kiwi, no dejéis de un lado su piel y disfrutad del kiwi en todo su conjunto y esplendor. ¡Buen provecho!

El kiwi, un laxante natural

El kiwi, un laxante natural

En España se calcula que alrededor de entre un 20 y un 25 por ciento de las personas sufren estreñimiento, especialmente las personas mayores y las mujeres en mayor proporción que los hombres. Ante un problema que afecta a tanta gente  surgen alternativas naturales como el kiwi, un laxante natural que te ayudará a aliviar nuestros problemas de estreñimiento. 

¿Por qué el kiwi es un laxante natural?

La fruta del kiwi es rica en una enzima llamada actinidina. Esta enzima se ha comprobado que facilita la evacuación intestinal ya que estimula el correcto funcionamiento de nuestro colon. Además, el kiwi contiene gran cantidad de fibra. De hecho, y como curiosidad, un par de kiwis contienen unos 8 gramos de fibra, aproximadamente la misma cantidad de fibra que la mayoría de los desayunos a base de fibra. Y para colofón, el kiwi resulta uno de los mejores laxantes por su alto contenido de agua. Esto favorece la producción de unas heces blandas y de fácil deposición. 

Más allá de sus propiedades laxantes, los kiwis también tienen enormes propiedades nutritivas que redundarán positivamente en nuestra salud. Una de ellas es su contenido en vitamina C, superior al de la mayoría de los cítricos. Esa vitamina C proporciona un alto poder antioxidante que nos ayudará a prevenir enfermedades cardiovasculares e incluso a retrasar el proceso de envejecimiento. 

El kiwi, un laxante natural Kiwi Atlántico
El kiwi, un laxante natural

La piel del kiwi como laxante

Aunque mucha gente la desperdicia, la piel del kiwi es totalmente comestible y muy sana. A pesar de su sabor un tanto amargo, la piel de un kiwi en su nivel óptimo de madurez tiene casi tres veces más fibra que la pulpa. Y a mayor cantidad de fibra, más favorecerá el consumo de kiwis nuestro tránsito intestinal. 

El kiwi ideal para personas mayores

Las personas con edad avanzada tienen muchas más probabilidades de sufrir estreñimiento que el resto de la población. Su organismo tiene un funcionamiento más lento y ciertos procesos, como el de la digestión, se vuelven cada vez más difíciles y se ven obligados al uso de medicamentos laxantes. Antes de recurrir a soluciones de origen artificial y químico que mejor que mejorar su alimentación y utilizar una fruta tan rica en fibra como el kiwi, un completo laxante natural. 

Los mejores alimentos para empezar el otoño

Hace algo más de una semana que hemos cambiado de estación y tenemos que empezar a cuidarnos ahora que va a llegar el frío y la humedad. 

Una bajada de temperaturas que siempre trae consigo catarros y constipados que con una buena dieta podemos prevenir. Los dolores de cabeza, la congestión nasal, el malestar general pueden ser cosa del pasado si combinamos alguno de estos alimentos que, junto al ejercicio físico, proporcionarán una mayor fortaleza a nuestra sistema inmunitario. Pero, ¿qué alimentos llenos de nutrientes y vitaminas os recomendamos en Kiwi Atlántico para coger fuerzas de cara a este otoño?

Kiwi

Por supuesto no podemos más que empezar por el kiwi, una auténtica fuente natural de vitamina C. Seguramente habéis visto y oido que la vitamina C debe ser protagonista en nuestro otoño. Y si os hablamos de vitamina C seguro que inmediatamente habéis pensado en el zumo de naranja. Pero lo cierto es que el kiwi tiene prácticamente el doble de vitamina C que ésta. Nuestro organismo no puede producir la vitamina C por sí solo, ni tampoco la almacena. Por ello debe adquirirla a través del consumo de frutas y verduras.
Además, la vitamina K es otro de los fuertes del kiwi; refuerza los huesos y es la encargada de la coagulación de la sangre. El consumo de kiwi también nos aporta antioxidantes y fibra, disminuye la fatiga y aumenta nuestra energía, por lo que resulta el alimento perfecto también para la época otoñal.

Kiwi Otoño

Huevo

Se recomienda que el huevo esté siempre presente en nuestra dieta, de hecho, se aconseja el consumo de dos o tres huevos cada semana, aunque lo ideal es que no sea fritos. Por suerte, es un alimento que ofrece diversas posibilidades; tortilla, huevos rotos, duros…
Nos aporta muchos más beneficios de los que pensamos; contiene diversos minerales, entre los que destacan el selenio y el zinc, que ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunitario.
Cuando nuestro cuerpo se encuentra por debajo de los niveles indicados de estos minerales, los episodios de gripe y resfriados aumentan.

Calabaza

Ayuda en gran medida a nuestras defensas y es, sin embargo, uno de los alimentos más olvidados habitualmente en nuestra lista de la compra. Contiene beta-caroteno, una sustancia que, una vez es absorbida por nuestro organismo, pasa a ser vitamina A.
Con ella también reforzamos nuestras defensas y prevenimos enfermedades, sobre todo aquellas que tienen que ver con el sistema respiratorio. De hecho, además de ayudarnos a prevenir estas dolencias, resulta también un alimento muy recomendable si estamos pasando por una gripe, pues nos ayudará a eliminar mucosidad en garganta, bronquios y pulmones.
Existen diversas opciones para incluir la calabaza en alguno de nuestros platos semanales; ya sea salteada, en sopas, en cremas…

Calabaza

Jengibre

Además de para prevenir y aliviar los síntomas de un catarro, el jengibre nos vendrá bien en caso de dolor de estómago o náuseas. Esta raíz con sabor picante posee muchas y muy diversas propiedades; antibacterianas, antipiréticas y analgésicas, aumenta la temperatura corporal (perfecto para eliminar las toxinas) y mejora el sistema inmune.

Para disfrutar del jengibre en otoño, la mejor opción es añadir una cucharada de jengibre rallado a una infusión con un sobrecito de té. También puedes añadirle miel y limón al gusto.

Olympus Digital Camera

Miel

¿Quién no ha disfrutado nunca de esa cucharadita de miel con leche caliente una mañana de frío? La miel es otro de los imprescindibles de otoño. A todos nos lo han dicho en casa desde que éramos pequeños; es el mejor remedio para el dolor de garganta.
Su poder antitusivo supera incluso el de algunos jarabes contra la tos. Es un alimento que también nos servirá para prevenir resfriados este otoño ya que no solo sirve para aliviar el dolor, sino que también aumenta y mejora nuestras defensas.

Ajo

Desde siempre, el mejor antibiótico natural. Por raro que resulte, nos referimos al ajo crudo, sin cocinar. Pues se dice que así no pierde ninguna de sus muchas propiedades.
Como muchos de los alimentos que hemos nombrado hasta ahora, no sólo nos ayudará a prevenir, sino que también resulta curativo.
Ayuda a tratar infecciones y a acabar con la tos, así como a prevenir la congestión. Con él, nuestro organismo mejorará su respuesta ante virus y bacterias, y aumentará nuestras defensas.

Ajo

 

¿Y vosotros? ¿Tenéis vuestro propio alimento de otoño ideales para el empezar la estación?

Es vuestro turno, contadnos ese truco casero que os ayuda a disfrutar del otoño sin sufrir gripes, catarros, ni resfriados. Sabemos que tiene que estar en vuestra alimentación, así que decidnos, ¿cuál es ese ingrediente secreto con el que afrontáis esta época del año? ¡Esperamos vuestros comentarios!

El kiwi, la mejor fruta para dormir

En el blog de Kiwi Atlántico os hemos hablado innumerables veces de las extraordinarias características nutricionales del kiwi. Rico en vitamina C, en antioxidantes, fibra o potasio es una de las mejores frutas para fortalecer nuestro sistema inmunitario y prevenir muchas enfermedades.

Pero lo que no mucha gente conoce es la relación entre sueño y el consumo habitual de kiwis. Varios estudios universitarios en los que participaron hombres y mujeres de entre 20 y 55 años mostraron que comer al menos dos piezas de kiwi con carácter diario mejora sustancialmente la calidad de nuestro sueño, nos ayuda a dormir y aumenta el número de horas de descanso. Además, de media, las personas que empezaron a consumir kiwis conciliaban el sueño muchos minutos o incluso horas antes que la fase anterior al consumo continuado de kiwis. Los voluntarios no solo se dormían antes sino que su descanso era más profundo lo que redundaba en su salud y su estado de ánimo a lo largo del día.

¿Por qué el kiwi nos ayuda a dormir?

Como vemos, los kiwis proporcionan numerosos beneficios tanto en cantidad como en calidad de nuestro sueño. Pero, por qué esto es así. 

Hay un par de características del kiwi que hace que sea una de las mejores frutas para regular nuestro sueño. En primer lugar, tiene un alto contenido en vitamina C. Una vitamina C que es antioxidante y cuya ausencia está relacionada con una mala calidad en el sueño. Por tanto, un consumo frecuente y la implementación de una dieta saludable ayudarán a nuestro cuerpo a descansar más y mejor. 

Frutas Mixtas Variadas 74190 7701
Un poco de kiwi antes de acostarse mejorará la calidad de nuestro sueño

Y en segundo lugar, el kiwi es muy rico en serotonina, la llamada “hormona de la felicidad”. La carencia de serotonina se relaciona frecuentemente con estados de depresión y ansiedad. Una serotonina que nos ayuda a dormirnos antes y hacerlo durante más tiempo. Si tenemos niveles deficientes de serotonina es posible que nuestro cuerpo reaccione negativamente y nos cueste mucho más conciliar el sueño y descansar profundamente. 

Y que no se nos olvide, los kiwis son una importante fuente de magnesio y potasio. Ambos serán un gran aporte para mejorar nuestra circulación sanguínea y nos ayudarán a estar relajados.

Ahora que ya sabéis las excelentes cualidades de los kiwis no lo dudéis y como postre, justo después de cenar, tomaros un par de kiwis de Kiwi Atlántico; serán el mejor compañero de viaje para unos dulces y plácidos sueños. ¡Buenas noches!

El kiwi, una herramienta para perder peso

Si bien es cierto que ninguna fruta, por si sola, nos va a ayudar a perder peso, el consumo habitual de frutas sí que nos va a resultar de mucha ayuda para eliminar grasas. 
Una de las mejores frutas para nuestro organismo y complemento ideal para dietas de adelgazamiento es, sin lugar a dudas, el kiwi.

¿Pero por qué es benificioso el kiwi para perder peso?

Fortalece el sistema inmunitario. Al ser rico en vitamina C y ácido fólico, nutrientes indispensables para la formación de glóbulos blancos, glóbulos rojos y también anticuerpos. Los anticuerpos se encargan de proteger nuestro sistema inmunitario ante el acecho de virus o bacterias dañinos. Es por ello que el consumo de dos piezas de kiwi al día -acompañado de una dieta equilibrada por supuesto- nos ayudará a perder peso, a reducir nuestra grasa corporal y también a fortalecer nuestro cuerpo.

Efectivo para prevenir la anemia. Un error muy frecuente entre las personas con sobrepeso que intentan adelgazar muy rápido es el ayuno forzado y sin ningún tipo de pauta por parte de un nutricionista. Este ayuno sin supervisión puede causar anemia. Para evitarla y prevenirla el consumo de vitamina C es fundamental. El kiwi, una de las frutas más ricas en esta vitamina, será el complemento ideal para aumentar su presencia en nuestro organismo. Menor nerviosismo o estrés también será de gran ayuda para las personas anémicas. 

El kiwi mejorará el funcionamiento de nuestros músculos, nervios, órganos y también los huesos de nuestro cuerpo. Al minorar la cantidad de colesterol en sangre los kiwis funcionarán como “aceite natural” para nuestro “motor”. Su consumo frecuente, acompañado de una dieta equilibrada, prevendrá las enfermedades cardiovasculares.

También mejora la digestión y evita la retención de líquidos. Los kiwis no poseen un nivel calórico alto y su porcentaje de agua es extremadamente alto en relación a su peso total. Esto le confiere un efecto diurético natural que evitará la retención de líquidos y también nuestro tránsito intestinal. Cinco piezas de fruta al día soliviantarán nuestro estreñimiento y mejorarán nuestra digestión. 

El kiwi es un complemento ideal en tu dieta de adelgazamiento

Además, el kiwi es considerado como uno de los mejores aliados para nuestra piel. Una mala alimentación es el peor de nuestros enemigos si queremos mantener un cutis limpio y joven. Por ello, los kiwis nos resultarán muy útiles para prevenir el acné, combatir las manchas cutáneas o las arrugas. De hecho, muchos champús usan el kiwi entre sus ingredientes como suavizante y regenerador de la piel y el cuero cabelludo. 

Como conclusión podemos afirmar que si lo que queremos es adelgazar y perder peso el consumo habitual de kiwis nos facilitará el trance y será compañero ideal si lo que queremos es llevar una dieta mucho más saludable. Esa dieta sana, y la supervisión de un profesional, servirán para perder peso y mejorar nuestra salud.

El kiwi, ese gran compañero de colegio

En esta semana se da en toda España el pistoletazo de salida a un curso escolar atípico y marcado por la pandemia de la Covid-19.  Una situación sanitaria que ha obligado a los padres y madres a tener, más si cabe, una especial precaución en estos primeros días de cole. Pero si la seguridad y la prevención del virus es importante y focaliza la atención de todos nosotros no menos importante es una alimentación adecuada para mantener a nuestros hijos e hijas fuertes y saludables. Es aquí donde entra en juego una de las frutas más completas para los niños y niñas que están creciendo, hablamos claro está del kiwi, ese gran compañero de colegio. 

¿Qué beneficios aportan los kiwis a nuestros hijos e hijas?

  1. Son digestivos.  Tomar en el desayuno antes de ir a la escuela o al instituto un par de kiwis les ayudará a hacer mejor la digestión. Esto se debe a las enzimas que contiene, como la actinidina que ayuda a disolver con mayor facilidad los alimentos en su estómago.
  2. Regula la hipertensión. Aunque no es un problema usual entre los niños y adolescentes ciertas situaciones de estrés como exámenes pueden provocar una repentina subida de la tensión arterial. El kiwi mantendrá sus electrolitos en equilibrio, contrarrestando los efectos perniciosos del sodio, presente sobre todo en la sal.
Un desayuno saludable cada mañana ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunitario
  1. Aumenta su inmunidad. El alto contenido en vitamina C del kiwi, muy superior al de otras frutas cítricas como la naranja, fortalece su sistema inmunológico. Un sistema que todavía está en desarrollo por lo que es más susceptible de sufrir todo tipo de enfermedades.
  2. Ayuda a prevenir la obesidad y la diabetes. Uno de los mayores problemas en las últimas décadas ha sido la mala alimentación de los más jóvenes, debido muchas veces a la imposibilidad de una adecuada conciliación familiar que les obliga a consumir alimentos preelaborados o a abusar de fritos o carne roja. Por eso, una alimentación que contenga abundante cantidad de frutas y legumbres es un buen cortafuegos para evitar la obesidad y el exceso de colesterol. El kiwi, como una de las frutas más completas, es un complemento ideal en su desayuno o después de la comida como postre. Otra de las características del kiwi es su bajo contenido en glucosa, por lo que es ideal para prevenir la diabetes.
  3. Es depurativo. El excesivo consumo de productos con demasiadas grasas o azúcares, presentes en la mayoría de productos preelaborados, es un riesgo para la salud cardiovascular de los más jóvenes. Aunque las consecuencias no sean inmediatas unos malos hábitos alimenticios se pueden prolongar durante la adolescencia y cronificarse durante la edad adulta. Comer un par de piezas de kiwi al día les ayudará a combatir el colesterol y las enfermedades cardíacas. 
  4. Les protege de las enfermedades oculares. El alto contenido de vitamina C, luteína y zeaxantina del kiwi lo convierte en complemento extraordinario en las etapas tempranas de la vida para no sufrir problemas en su vista, tan habituales entre los escolares. 
  5. Es antioxidante. Uno de los muchos beneficios del consumo frecuente de kiwis y otras frutas es la prevención de enfermedades dermatológicas, gracias en gran parte a su alto contenido en vitamina E.
  6. Es fácil de comer y es delicioso. La última, pero no la menos importante de las ventajas de comer kiwi para los niños y niñas es su sabor dulce. Esa dulzura hace del kiwi una fruta muy práctica para habituar a nuestros hijos e hijas a comer frutas y verduras. Además es una fruta fácil de masticar y tragar y, por ese mismo motivo, se puede consumir ya desde edades muy tempranas. 

En definitiva, en estos momentos de incertidumbre y mucha preocupación la salud de nuestros hijos e hijas pasa también por una alimentación rica y equilibrada en la que las frutas tengan un gran protagonismo y el kiwi se convierta en el mejor compañero de nuestro hijo o hija en este nuevo curso escolar