Una fruta dulce y con un pequeño regusto amargo. Quizá esa sea la mejor definición del sabor de una de las frutas más populares del mercado. Pero, más allá de su intenso sabor y de su llamativo color, la fruta del kiwi es también una de las frutas con mayor valor nutricional y mejores propiedades. Sin embargo, la mayoría desconoce que parte de los nutrientes de esta fruta se hallan en un elemento que habitualmente desechamos, la piel. 

Varios estudios han corroborado que una gran parte de los beneficios nutricionales del kiwi están concentrados en la piel. De esa forma, cuando solo aprovechamos su pulpa estamos impidiendo que nuestro organismo tenga un refuerzo más en su sistema inmunológico

¿Qué beneficios nos aporta la piel del kiwi?

  • Regula la presión arterial y las funciones vasculares. La alta concentración de potasio que contiene la piel del kiwi nos ayudará a controlar la presión arterial y a prevenir dolencias de origen vascular. Una buena alimentación es íntima enemiga de la hipertensión arterial.
  • Tiene funciones antialergénicas y antiinflamatorias. Su gran cantidad de flavonoides, la sustancia química responsable de ese color tan intenso característico del kiwi, ayuda a prevenir todo tipo de alergias y a aliviar procesos inflamatorios. 
  • Mejora y potencia nuestra salud cardiovascular. El ácido alfalinolénico y el Omega-3 presentes en la piel protegen y estimulan el correcto funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular y circulatorio.
  • Mejora la visión. La piel es rica en vitaminas A, B y C. Estas vitaminas nos ayudarán a mantener nuestros ojos saludables y a evitar la pérdida de visión causada por la edad. 
La piel del kiwi tiene enormes cualidades
La piel del kiwi tiene enormes cualidades
  • Es un complemento ideal para los bebés. La piel, bien triturada eso sí, es un alimento extremadamente recomendable para el consumo de niños pequeños. Su gran cantidad de vitaminas favorecerá su desarrollo y prevendrá muchos de los problemas digestivos asociados a la infancia. 

¿Cómo comer la piel del kiwi?

Mucha gente todavía es reacia a comerse la piel por esos pequeños pelos que recubren la fruta. Un buen remedio sería lavar el kiwi y con un paño suave limpiar delicadamente la fruta hasta conseguir una piel más suave. 

De todas maneras, cabe destacar que comerte la piel del kiwi es totalmente natural, altamente recomendable y no supone ningún problema o peligro para nuestra salud. 

Así que ya sabéis, si queréis aprovechar todas las cualidades nutritivas del kiwi, no dejéis de un lado su piel y disfrutad del kiwi en todo su conjunto y esplendor. ¡Buen provecho!