En esta semana se da en toda España el pistoletazo de salida a un curso escolar atípico y marcado por la pandemia de la Covid-19.  Una situación sanitaria que ha obligado a los padres y madres a tener, más si cabe, una especial precaución en estos primeros días de cole. Pero si la seguridad y la prevención del virus es importante y focaliza la atención de todos nosotros no menos importante es una alimentación adecuada para mantener a nuestros hijos e hijas fuertes y saludables. Es aquí donde entra en juego una de las frutas más completas para los niños y niñas que están creciendo, hablamos claro está del kiwi, ese gran compañero de colegio. 

¿Qué beneficios aportan los kiwis a nuestros hijos e hijas?

  1. Son digestivos.  Tomar en el desayuno antes de ir a la escuela o al instituto un par de kiwis les ayudará a hacer mejor la digestión. Esto se debe a las enzimas que contiene, como la actinidina que ayuda a disolver con mayor facilidad los alimentos en su estómago.
  2. Regula la hipertensión. Aunque no es un problema usual entre los niños y adolescentes ciertas situaciones de estrés como exámenes pueden provocar una repentina subida de la tensión arterial. El kiwi mantendrá sus electrolitos en equilibrio, contrarrestando los efectos perniciosos del sodio, presente sobre todo en la sal.
Un desayuno saludable cada mañana ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunitario
  1. Aumenta su inmunidad. El alto contenido en vitamina C del kiwi, muy superior al de otras frutas cítricas como la naranja, fortalece su sistema inmunológico. Un sistema que todavía está en desarrollo por lo que es más susceptible de sufrir todo tipo de enfermedades.
  2. Ayuda a prevenir la obesidad y la diabetes. Uno de los mayores problemas en las últimas décadas ha sido la mala alimentación de los más jóvenes, debido muchas veces a la imposibilidad de una adecuada conciliación familiar que les obliga a consumir alimentos preelaborados o a abusar de fritos o carne roja. Por eso, una alimentación que contenga abundante cantidad de frutas y legumbres es un buen cortafuegos para evitar la obesidad y el exceso de colesterol. El kiwi, como una de las frutas más completas, es un complemento ideal en su desayuno o después de la comida como postre. Otra de las características del kiwi es su bajo contenido en glucosa, por lo que es ideal para prevenir la diabetes.
  3. Es depurativo. El excesivo consumo de productos con demasiadas grasas o azúcares, presentes en la mayoría de productos preelaborados, es un riesgo para la salud cardiovascular de los más jóvenes. Aunque las consecuencias no sean inmediatas unos malos hábitos alimenticios se pueden prolongar durante la adolescencia y cronificarse durante la edad adulta. Comer un par de piezas de kiwi al día les ayudará a combatir el colesterol y las enfermedades cardíacas. 
  4. Les protege de las enfermedades oculares. El alto contenido de vitamina C, luteína y zeaxantina del kiwi lo convierte en complemento extraordinario en las etapas tempranas de la vida para no sufrir problemas en su vista, tan habituales entre los escolares. 
  5. Es antioxidante. Uno de los muchos beneficios del consumo frecuente de kiwis y otras frutas es la prevención de enfermedades dermatológicas, gracias en gran parte a su alto contenido en vitamina E.
  6. Es fácil de comer y es delicioso. La última, pero no la menos importante de las ventajas de comer kiwi para los niños y niñas es su sabor dulce. Esa dulzura hace del kiwi una fruta muy práctica para habituar a nuestros hijos e hijas a comer frutas y verduras. Además es una fruta fácil de masticar y tragar y, por ese mismo motivo, se puede consumir ya desde edades muy tempranas. 

En definitiva, en estos momentos de incertidumbre y mucha preocupación la salud de nuestros hijos e hijas pasa también por una alimentación rica y equilibrada en la que las frutas tengan un gran protagonismo y el kiwi se convierta en el mejor compañero de nuestro hijo o hija en este nuevo curso escolar