Aunque el kiwi sea más conocido por ser una de las frutas más populares en los hogares españoles, lo cierto es que su uso va mucho más allá. Desde hace ya mucho tiempo la fruta del kiwi es usada en productos cosméticos para rejuvenecer la piel, para hidratarla y sobre todo para combatir el acné.

¿Cómo puede ayudarnos el kiwi a prevenir el acné?

Tomar varias piezas de kiwi a diario es un complemento ideal para prevenir la aparición de sebo en nuestra piel. Su acumulación es la provoca el acné, los granos y los puntos negros. El kiwi, como fuente extraordinaria de vitamina C -mucho más que la mayoría de los cítricos- nos ayudará a prevenir el exceso de secreciones sebáceas en cara y cuerpo de una manera natural.

Más allá de comer la propia fruta, su uso como mascarilla facial es también una gran idea. Aplicar durante 30 minutos una mascarilla facial compuesta por pulpa del kiwi y jugo de limón contribuirá a eliminar el sebo y a que nuestra cara luzca mejor y más sana. 

En este sentido, otra excelente opción es usar el zumo de varios kiwis para hidratar la piel y evitar que esta se reseque. Una cara reseca por el abuso de cremas y cremas tonificantes de origen químico puede desencadenar un efecto contrario y causar todavía más acné. El jugo del kiwi ayudará a hidratar las zonas más susceptibles de padecer granos o espinillas.

Kiwi vitamina C acné
El zumo de kiwi ayuda a hidratar la piel

Igualmente, no podemos dejar de resaltar que el zumo de kiwi, muy rico en vitamina C, contribuirá a eliminar no solo las toxinas de nuestro cuerpo sino también las toxinas de nuestra piel.   

Finalmente, es necesario advertir que ciertos tipos de acné, de carácter crónico o asociados a algunas enfermedades, son difíciles de controlar mediante la dieta y suelen requerir la visita al dermatólogo.