Tu tránsito intestinal después de Navidad

Tránsito intestinal

Tu tránsito intestinal después de Navidad

No te preocupes, es lógico que tu tránsito intestinal se haya resentido esta Navidad. Demasiada comida. Alcohol. Demasiado dulce. Esa combinación explosiva ha revolucionado tu aparato digestivo. Y lo notas. 

Según los expertos, el estreñimiento se puede definir como la dificultad para defecar en más de un 25 por ciento de las veces y/o realizar menos de 3 deposiciones semanales. También se caracteriza por otros síntomas como sensación de evacuación incompleta, heces excesivamente duras o dolor intenso en el momento de la defecación. No se trata de una enfermedad, sino de un síntoma habitualmente asociado a alguna disfunción.

Para que todo vuelva a funcionar correctamente, para sentirte a punto, para recuperar el tránsito intestinal y que todo salga bien, es necesario recomponer tu dieta y tus hábitos diarios. 

Para recuperar el tránsito intestinal…

Es importante no demorar o “aguantarse” la necesidad de ir al baño. Lo aconsejable es intentar educar al intestino para que funcione como un reloj y esta necesidad aparezca siempre a la misma hora. Sin prisas y dedicando un rato cada día al intento se puede lograr. 

También es importante saber que la actividad física favorece las contracciones intestinales que mueven el contenido del intestino hacia el recto para su evacuación. El movimiento que provoca el ejercicio complementa los movimientos peristálticos de los intestinos y ayuda a dar fluidez al tránsito intestinal.

Tránsito intestinal kiwi

 

Está demostrado que uno de los remedios más eficaces para reactivar el tránsito intestinal es comer kiwi. La fibra juega un papel fundamental en la prevención y tratamiento del estreñimiento. Alimentos ricos en fibra son las legumbres, los cereales integrales y, por supuesto, nuestra fruta preferida. También es esencial una buena hidratación. 

Además, será más fácil conseguir un buen tránsito intestinal comiendo despacio, masticando bien los alimentos y respetando los horarios de las comidas.

Sigue estos consejos y verás cómo tu tránsito intestinal recuperará la puntualidad de un reloj suizo. ¡Que todo salga bien!

(Fuente: El médico interactivo)

Sin comentarios

Publica un comentario