Tu alimentación y nutrición no pueden más. Después de las largas y copiosas comidas navideñas nuestro metabolismo comienza a lamentarse. Nos encontramos más hinchados, nos pesa la ingesta de tanto dulce y encima, nos cuesta más movernos cuando hemos estado sin hacer ningún tipo de deporte durante estas mini vacaciones.

Kiwi Atlántico se pone nostálgico porque un año más, llega la noche más especial del año, llega ¡la Nochevieja! En estas fechas tan bonitas, llenas de amor de todos los nuestros, de luces por la calle, de las sonrisas llenas de ilusión de los más pequeños… nosotros no queremos ser menos y hoy estamos aquí para gritar a los cuatro vientos: ¡¡FELICES FIESTAS, AMIGOS!!

Si hay algo que nos encanta de la Navidad son esas comidas, meriendas, cenas, sobrecenas y recenas que hacemos sin parar. Y cuando parece que por fin se han acabado los innumerables platos de tu madre, fijo que aún tienes hueco para lo dulce. Admítelo, ¡te hemos pillado!, para las recetas de postres de la abuela siempre hay sitio.

En esta época debemos cuidar mucho nuestra alimentación y nutrición para combatir cualquier afección de salud. Se acerca el invierno y nuestro cuerpo comienza a notarlo cuando ponemos una patita fuera de casa y ese frío invernal nos cala hasta los huesos. Y es que encima, las temperaturas han estado un poco locas en las últimas semanas y ahora parece que no sabemos a lo que nos enfrentamos; unos días hace calor, otros frío, hoy llueve, mañana sol.